Pedimos certezas y liderazgo al Gobierno que permitan una vuelta a clase segura

Equo reclama inversión para la reducción de ratios y protocolos de actuación en caso  de positivos que permitan garantizar la seguridad de toda la comunidad educativa

Cuando se levantó el Estado de Alarma el pasado mes de junio, casi coincidiendo con el final de un curso escolar que mantuvo a toda la comunidad educativa en vilo más de un trimestre e improvisando día a día para cumplir con su objetivo y superar los muchos obstáculos que se presentaron, todos confiábamos en que durante el período estival las Administraciones Públicas hicieran los deberes para que existieran protocolos en función de los distintos escenarios epidemiológicos que pudiera ocasionar la COVID-19. Esperábamos medidas que garantizaran el acceso a la enseñanza, y seguridad en la misma para todas las personas que conforman la comunidad educativa. 

Según Inés Sabanés, coportavoz de EQUO y diputada en el Congreso, “el artículo 27 de la Constitución Española dice que “todos tienen el derecho a la educación” y que “se reconoce la libertad de enseñanza”, y en su punto número 9 que “los poderes públicos ayudarán a los centros docentes a que reúnan los requisitos que la ley establezca”. Sin embargo, a día de hoy, este derecho no está garantizado en condiciones de igualdad y cada comunidad autónoma aplicará medidas diferentes. poniendo de manifiesto las desigualdades existentes para conseguir que la vuelta al cole sea segura, en todo el país.”

Hay una grave falta de soluciones para las familias de colectivos vulnerables, que viven el apagón tecnológico, un Ingreso Mínimo Vital que no cumple con las expectativas y el incesante aumento de los contagios. En palabras de Sabanés, “la situación actual pone en riesgo la vuelta a las aulas de forma presencial desde el primer día, pero esto no es una opción. Volver a la enseñanza presencial es algo  fundamental para EQUO y la única forma de terminar con la desigualdad entre el alumnado”. 

Para la formación verde es fundamental que desde el Ministerio de Educación se ejerza el liderazgo necesario para garantizar que todos los ciclos posean grupos de alumnos que cumplan con la distancia de seguridad. 

Para ello, Florent Marcellesi, coportavoz de EQUO, considera “imprescindible contar con personal suficiente que dé continuidad en la formación, personal sanitario en los centros y protocolos de actuación idénticos, para garantizar la seguridad de todas las personas en caso de detectarse un positivo”. En su opinión, actualmente, “esto parece complicado, al existir falta de infraestructuras, centros masificados y sin aulas polivalentes disponibles para los nuevos grupos y  demora en cubrir las bajas del personal docente.”

El próximo mes, y dentro de las medidas COVID del RD.22/20, el Gobierno repartirá a las Autonomías 2.000 millones para Educación. EQUO insta a la ministra de Educación, Isabel Celaá, a velar para que este presupuesto se destina a cubrir las necesidades de los centros en esta materia, especialmente la de aquéllos pertenecientes a municipios con falta de liquidez (que presentan dificultad incluso para hacer frente a refuerzos de limpieza y poseen un elevado número de familias pertenecientes a colectivos vulnerables). 

“Ante el nuevo curso necesitamos certezas y reclamamos seguridad. La ministra Celaá no puede mirar hacia otro lado, la educación es un derecho y garantizarlo es responsabilidad del Gobierno”, concluye Marcellesi en nombre de la formación verde.